Post Image

Cuando creíamos que la muñeca iba a ser la protagonista del año, una vieja tendencia del mercado, apadrinada por grandes empresas, parece seguir el camino cada vez mas convergente de

la realidad virtual y la realidad aumentada.

Tecnologías que permiten al usuario interactuar de forma diferente con la información y el entorno. Las gafas, en esta primera fase, es el dispositivo elegido para llevar al usuario la experiencia de navegación para interactuar con la información.

Mientras Google abandona momentáneamente Glass, sus gafas de realidad aumentada, para darle un nuevo enfoque. A la realidad virtual que ofrece Oculus (ahora de Facebook) le sale un interesante competidor, HoloLens de Microsoft. Un sistema que pretende revolucionar con hologramas, la forma de trabajar con el sistema operativo y el entorno. Un nuevo producto que está recibiendo mucha aceptación, al funcionar de forma independiente, como Glass y no necesitar ninguna conexión adicional a otro dispositivo. Viene de la mano de Alex Kipman, creador de Kinect y pretende ser “el nuevo PC” de Microsoft.

¿Sustituirá algún día esta tecnología al smartphone y la tablet? Después de la 5 pantalla, se abre al marketing digital una nueva frontera, llena de posibilidades que explorar. Cuando la tecnología avance lo suficiente como para tener lentillas o implantes subcutáneos, es muy posible que la realidad virtual y la realidad aumentada se integren en nuestra vida de forma natural.

Siguiente
El sótano
Comments are closed.